Entrevista a Brenda Dupra: En las Fiestas de Abanilla encontré la fe

El sábado 4 de mayo, la presidenta Teresa Elena Martínez y el secretario Manuel Martínez asistimos junto con las reinas de las fiestas y otros muchos más festeros, a la invitación que ofrecía el festero del año José Miguel Ruiz Ruiz en la mesnada de Almogávares. Informados también de esta historia que a continuación os vamos a contar, habíamos concertado también con la presidenta de la mesnada Paqui Carrillo, una entrevista con una festera norteamericana llamada Brenda Dupra y con sus amigos, su marido Mike, así como la pareja de británicos Pete y Pauline, para que nos ampliaran más detalles de su maravillosa historia. Estas dos parejas se conocieron en unas circunstancias muy curiosas y el destino los llevó a conocer Abanilla y sus fiestas.

El festero del año, José Miguel Ruiz, la presidenta de la Federación, Teresa Elena Martínez, Brenda Dupra, la reina cristiana 2024 Saray Vicente y Michael Dupra

La historia de Brenda y Michael no es desconocida, pues ya se publicó en el programa de fiestas del año 2019 con el título de “La magia de Abanilla”, en inglés y en español, en las páginas 148 y 149, pero por lo singular de la misma queremos compartir con vosotros lo que nos contaron.

Brenda y Michael son ciudadanos estadounidenses, de profesión militares, que habitualmente viven en la ciudad de Tampa (Florida, EEUU). Estando de misión en Afganistán, y con las difíciles condiciones que este tipo de misiones conlleva, Mike conoció allí a Pete, que formaba parte del destacamento del ejército británico en dicho país. Finalizada la operación mantuvieron el contacto entre ellos y hacían diversos viajes entre ambos países para quedar y seguir manteniendo la relación. Así, Michael y Brenda viajaron a Inglaterra, donde residía Pete con su mujer Pauline, y viceversa, Pete y Pauline también los visitaron a ellos en EEUU.

En una ocasión, viajando en el barco que realiza el trayecto entre Inglaterra y Francia, en el cual trabaja Pauline, Mike compró un anillo para pedirle matrimonio a Brenda delante de todos los pasajeros. Posteriormente, hablando entre ellos, comentaron la posibilidad de que con motivo de las fiestas patronales de Abanilla, localidad donde Pete y Pauline tenían una vivienda, los acompañaran y conocieran este pueblo y sus fiestas. Brenda nunca había estado en España, y desde luego no conocían nada de Abanilla, pero confiaron en sus amigos. Y así lo hicieron, conocieron las fiestas, así como también la romería del 3 de mayo, y quedaron maravillados.

En el artículo publicado en el programa de 2019, explica Brenda que gracias a la amistad que habían creado con Antonio Saurín y Paqui Carrillo, la noche antes del desfile cenaron en la mesnada Almogávares, donde Pauline es festera desde 2018 y actualmente también lo es Brenda. Allí lo pasaron estupendamente con todos sus miembros. Aficionada a la fotografía, comenta que tras el Desfile de ese primer año, vio que había hecho unas 2.000 fotos.

Fue al ir a besar la Santa Cruz en Mahoya donde ella explica que se sintió abrumada por la emoción de la jornada. Al volver a besarla en la parroquia de Abanilla dichas emociones de esos días la superaron de nuevo y conforme escribe, se dio cuenta que había tenido una experiencia religiosa íntima.

Dado que ella no era de confesión católica, al volver a Florida se vio impulsada a hacer las correspondientes gestiones para convertirse al catolicismo, lo cual le conllevó un largo proceso de estudio de los sacramentos de la Iglesia Católica, así como también hubo que realizar las gestiones entre ambos países para poder llevar a cabo la boda entre Mike y Brenda en la parroquia de Abanilla, donde ella había experimentado esa sensación que sin duda le cambiaría la vida por completo.

En estas muchas gestiones con el Obispado de Cartagena en Murcia intervino en su día también la actual presidenta de la Federación, Teresa Elena, como colaboradora con la parroquia, y finalmente pudieron llevar a cabo la boda el 1º de diciembre de 2018 en la parroquia de san José, oficiando la misma el párroco D. Ángel Soler Larrosa.

Nos comentaba Brenda señalándose el pelo rubio y la piel, que ella no tiene los genes abanilleros, pero para ella los festeros de esta mesnada de Almogávares son como si fueran de su familia, porque la han acogido con mucho cariño y esto ella se lo agradece a todos ellos.

Nosotros nos alegramos de haber conocido esta bonita historia y de que las fiestas de Moros y Cristianos y de la Santísima Cruz de Abanilla sean conocidas más allá de nuestro municipio y nuestra Región en sus respectivos países, hecho por el cual les estamos muy agradecidos por querer seguir manteniendo esta relación de amistad con todos nosotros.