Paso a paso, un poco de Historia

Artículo publicado en el Programa de fiestas del año 2008 con motivo del 35 Aniversario de las Fiestas. 

Paso a paso, un poco de Historia

Para entender la importancia de este año para los Moros y Cristianos de  Abanilla, es necesario echar la vista atrás y contemplar el avance y consolidación de treinta y cinco años de historia. Esto me hizo leer todos y cada uno de las Revistas Festeras (Programas de Fiestas) y cuantos documentos caían en mi mano para poder ofrecer una visión global de estos años de andadura. Parece que fue ayer cuando nacimos, y ya cumplimos los 35 años de Moros y Cristianos, hace nada estábamos celebrando las bodas de plata, los 25 años.

Pero retrocedamos en el tiempo y hagamos un poco de historia, para que los más jóvenes conozcan un poco más sobre la Fiesta de Moros y Cristianos de Abanilla.

En 1972 desfilaron, junto a la Reina de las Fiestas, sus carrozas y las Majorettes de la Raya, un grupo de Moros de Sax, donde se estrenó el pasodoble ABANILLA EN FIESTAS, del Maestro Villar

Aquella actuación de Moros fue el despertar de nuestra tradición olvidada.

Entre 1973 y 1975 se formó una comisión de fiestas compuesta por Alcalde Antonio Pacheco Atienza, el Concejal de Festejos, Salvador Sánchez Mellado, sus colaboradores y diversos festeros, representantes de los grupos que contribuían con la fiesta, entre ellos Ramón Rocamora Jover, Gabriel Esteve Ruiz, Claudio Rossi, Manolo Están Gutiérrez, y alguno más que desconozco.

Y fue en el año 1973 cuando se realizó el primer desfile en el que los dos bandos (MORO Y CRISTIANO) salían agrupados con sus respectivas banderas y trajes de la firma comercial “LA JAPONESITA”, de Alicante, patrocinados por el Ayuntamiento. Los trajes no fueron lo esperado, pero a pesar de todo, se siguió luchando para la consolidación de esta joven Fiesta. La anécdota, seguramente conocida por la gran mayoría, fue la emisión de un número mayor de papeletas, en el sorteo de Navidad y la famosa rifa del “MINI”, según me han contado más de uno rezó a la Santa Cruz para que no tocara el Gordo de Navidad.

En el año 1974 las fiestas se llevaron a cabo con los medios económicos disponibles: la subvención de 30.000 pesetas por parte de la Hermandad de la Santa Cruz, beneficios de rifas y loterías y ciertas aportaciones de los componentes. Algunos de estos tuvieron que pedir préstamos personales para adquirir nuevos trajes diseñados por Pepe Molina de la firma comercial Rodolfo y Cervantes de Murcia.

En el año 1976, y tras el avance de la Fiesta, se eligió en Asamblea la Junta Central Provisional siendo el presidente José María López Lozano, el cual junto a su directiva tuvieron como labor principal dar forma legal al movimiento festero. Durante este periodo se elaboró el primer Estatuto de la Asociación, dando forma y contenido a los aspectos más importantes de la Asociación, que fueron aprobados posteriormente en la primera Asamblea General celebrada el 27 de noviembre de 1976 procediéndose a realizar los trámites oficiales para registrar la Asociación de Moros y Cristianos de Abanilla. El 28 de diciembre en Asamblea Extraordinaria se nombraron las Comisiones de Trabajo para desarrollar la programación festera y cultura, así como la elaboración del reglamento de régimen interno, aprobado el 10 de abril de 1977. Así mismo se alquiló un local en la calle San José nº 7 donde se instaló la sede, se adquirió el sello y logotipo con el diseño del cartel de fiestas de 1973 cuyo autor es Ángel Esteve. Durante ese verano se realizaron bailes en la piscina municipal para recaudar fondos que se repartían entre las comparsas que colaboraban.

El 5 de agosto de 1977, tras haber sido inscrita y aprobada oficialmente la Asociación por la autoridad gubernativa, y tras cesar por motivos personales la Junta Central Provisional, se convocó Asamblea General al efecto de elegir la nueva Junta Directiva estatutaria, siendo su Presidente Ramón Rocamora Jover. En su primera reunión del 22 de agosto, entre otras cuestiones, se acordó el nombramiento del cronista y asesor artístico.

De 1977 a 1981, durante este periodo se da contenido a la Fiesta de Moros y Cristianos, con la primera Entrada Mora y Cristiana, la incorporación de nuevos grupos, la constitución definitiva de la Asociación, la aprobación del primer Reglamento de Régimen Interior, la primera subvención regional, los programas de fiestas gracias a la gestión de la directiva con Pepe Pardo Orea y Printer Artes Gráficas, toda una serie de iniciativas que empezaron a dar forma a la actual Fiesta de Moros y Cristianos.

En 1985 se redactaron y pusieron en escena “Las Embajadas”, siendo Presidente Germán González Rivera, cuyo autor es Eugenio Marco Tristán que fue tesorero y después secretario (desde 1981 a 1991) dando así cumplimiento a la trilogía festera, requisito imprescindible para pertenecer a la UNDEF. Bajo la presidencia de Germán se elaboraron las bases del primer concurso de Cartel de Fiestas, desfilamos en Murcia y Lorca ayudando a crear su fiesta de Moros y Cristianos. 

En 1986 se efectuó e ingreso en la UNDEF en la Asamblea General celebrada en Calpe. Desde la primera Asamblea de nuestra Asociación en noviembre de 1976, el deseo de pertenecer a la UNDEF ya existía pero no se pudo hasta que se cumplimentó la trilogía festera con la puesta en escena de las embajadas del año anterior; se suprimió la figura de la Reina de las Fiestas a cargo del Ayuntamiento y la Asociación creó la Reina Mora y Cristiana con sus respectivas cortes de honor. Se obtuvo la calificación de “FIESTAS DE INTERÉS TURÍSTICO REGIONAL” y se tramitó la primera subvención ante la Consejería de Comercio y Turismo, dotada de 600.000 pesetas. Este corto, pero intenso mandato de la Asociación fue presidido por Gabriel Esteve Ruiz.

De 1986 a 1991, siendo Presidente Julio César Rivera Rocamora, se elaboraron una serie de normativas que dieron cuerpo legal a la vida de la Asociación y así sacamos el Reglamento del Desfile, la Junta de Gobierno, la Junta Central, el del Presupuesto, el de Protocolo, el de Recompensas y Premios, instituyendo e Festero del Año y las diversas Insignias de Oro y Plata. Se consiguió que el Ayuntamiento nos proporcionara una sede permanente en la Encomienda. Se elaboró el Banderín de la Asociación por los artesanos del bordado de Lorca con una subvención concedida por importe de 400.000 pesetas gracias a las gestiones efectuadas por Gonzalo Blasco Rivera, en su condición de Diputado Regional. Se incorporó por primera vez el seguro de responsabilidad civil. Se programaron conferencias culturales a cargo de destacados profesionales de la Universidad de Murcia sobre historia, arte y arqueologia. También se realizaron convivencias escolares encaminadas a dar a conocer la historia local.

Desde 1984 a 1991 la Asociación de Moros y Cristianos acogió el Pregón Satírico, cuyos redactores fueron Ezequiel Alonso Gaona, Leonardo Esteve Ruiz y Eugenio Marco Tristán.

En el año 1988 se rindió homenaje al Maestro Don Miguel Villar González, autor del pasodoble “Abanilla en fiestas” estrenado en 1972.

De 1991 a 1995, siendo Presidente Manuel Ramón Salar, por primera vez se realizó el Desfile Infantil, se creó el premio Pascual Lozano al mejor acompañamiento musical y se participó en los actos festeros culturales en la ciudad francesa de Villeurbanne con la Casa Regional de Murcia. 

De 1996 al 2000, el Presidente de la Asociación fue Ismael Están Gutiérrez, se retransmite por la 2 de RTVE el Gran Desfile Parada de Kábilas y Mesnadas siendo seleccionado como festejo relevante; a partir de 1996 y después de varios intentos se empezó a programar y organizar la celebración del Medio Año Festero, con actos como conciertos, concursos, juegos, etc., y la convivencia festera en Santa Ana, reforma de Estatuto y Reglamento (este último todavía sigue vigente), se consolidó la relación Institucional con el Ayuntamiento y la Hermandad, se consolidó la gestión administrativa de la Asociación, la celebración del XXV Aniversario destacando la edición del CD y cassete “Abanilla en Fiestas” y la Exposición XXV Aniversario, colocación de dos paños cerámicos en el Santuario de Mahoya y en la Ermita de Santa Ana (en colaboración con la Hermandad de la Santa Cruz), se empezaba a fraguar el proyecto de la estatua homenaje a la Fiesta de Moros y Cristianos de Abanilla, se ocupó por primera vez la presidencia del Área novena de la UNDEF, ganando la correspondiente votación a la candidatura de Caravaca de la Cruz, en definitiva continuó la labor de los hombres y mujeres a lo largo de veinticinco años de historia. Ismael ha sido designado por la Asamblea General de la Federación, por acuerdo unánime, como Insignia de Oro, la distinción más alta dentro de la Federación de Asociaciones de Fiestas de Moros y Cristianos “Santa Cruz” de Abanilla.

Del 2000 al 2005, el Presidente de la Asociación y posteriormente Federación fue José Antonio Martínez Manrique. Podemos dividir su mandato en tres etapas; la primera etapa como Presidente de la Gestora, la segunda como Presidente de al Asociación y la tercera como Presidente de la Federación. Durante su mandato como gestora afrontó el Medio Año Festero del año 2000, pero su etapa más fructífera fue como Presidente de la Asociación y posteriormente Federación. Se creó el llamado Desfile Informal, la Asociación pasó a constituirse en Federación, se erigió el monumento a la fiesta de los Moros y Cristianos situado en la Plaza de la Purísima; su autor y escultor abanillero, es Cayetano Ramírez López, realizado con piedra donada por Felipe Martínez Rocamora. El escudo con las armas reales de Fernando VI, que el concejo emplea como emblema municipal. Su trabajo al frente de la entidad quedó reconocido en el año 2006 al concedérsele la Insignia de Oro de nuestra Federación.

Ocho Presidentes me han precedido, cada uno de ellos ha transmitido su sapiencia y su impronta a la Fiesta de Moros y Cristianos de Abanilla, lo que es indudable es que las personas dotan de personalidad a las Instituciones y gracias a todos ellos NUESTRA FIESTA ESTÁ CONSOLIDADA. Se han forjado unas bases sólidas que nos aseguran un futuro y todo ello gracias al esfuerzo y trabajo de los que compusieron esas juntas directivas. Estoy seguro de que la historia festera será imparcial y juzgará correctamente nuestro trabajo.

Aprovecho estas líneas para felicitar a todos los hombres y mujeres que este año han sacrificado sus horas de ocio y tiempo libre para dedicárselo a la fiesta. Mi reconocimiento y agradecimiento a todos vosotros.

Mi mayor deseo es que estas fiestas sirvan de punto de encuentro alegre y festero entre amigos y familiares.

¡Felices fiestas a todos!

A %d blogueros les gusta esto: